Blogia
Cide Hamete

Se acerca noviembre

Este otoño, como el de la canción de Labordeta, es dulcísimo. Estamos casi en noviembre y aún pueden verse parejas sentadas en las terrazas, algún que otro escote entre las muchachas y hombres con camisas de manga corta. Siempre nos parece que la meteorología no corresponde con la época en la que estamos. Cuando bajan las temperaturas, siempre decimos que el invierno ha llegado de repente, cuando las primeras calores nos cogen todavía con la chaqueta puesta, decimos que hemos pasado de un día a otro del invierno al verano. Algo de cierto hay, la misma canción que mencionaba al principio dice que Zaragoza tiene un "invierno de un estío brutal sin primavera".

Ayer me fui a pasear y pensaba en eso. Cuando volví a casa me empecé a encontrar mal. He sudado mucho mientras dormía y hoy me he levantado acatarrado, con algo de fiebre y malestar y con moquita. ¿Será la primera señal de que estamos acercándonos a noviembre? ¿Sería un espejismo ver ayer las terrazas puestas en las calles?

Me asusta noviembre. Es el mes más insulso y apagado de todos. ¿Qué cosas importantes ocurren en noviembre? Los depresivos se deprimen, la gente joven se refugia dentro de los bares y deja vacías las calles, los ancianos empiezan a renunciar a sus paseos por el parque, la plaza del Pilar parece un solar,...

Si al menos te puedes refugiar en unos brazos, en unos labios, en unas palabras de cariño,...

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Belén -

Creo que las estaciones, como las ciudades, se llevan dentro. El día primaveral más radiante puede ser un tormento si tu corazón está triste y un frío día gris de noviembre puede ser maravilloso si te sientes bien contigo mismo y con tu micromundo. Pero sí es cierto que por lo menos a mi el invierno me aletarga, necesito los rayos de sol, aunque sean breves, pero siento que me dan vida. Noviembre es un mes de tránsito. Pobre Noviembre, no tiene identidad propia, no tiene personalidad. Y además este año ha sido vago, ni siquiera ha tenido fuerzas para avisarnos de la llegada del invierno.

Javier -


Todas las estaciones tienen su encanto, prefiero el verano, se vive con más intensidad, la luz y su euforia inherente hacen que sea mi favorita.

Del otoño el ocre, la nostalgia, remover un café en compañia, y la mejor lectura al caer la tarde son escenas habituales.

Saludos
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

piedra_de_sol -

Yo prefiero la primera mitad del año... será porque en mi casa todos cumplimos años antes de junio... hasta hace poco tenía la sensación de que después del verano no volvía a pasar nada hasta que quedaban atrás los turrones y los regalos...

Pero ultimamente llega gente a mi vida que cumple años en otoño... y escuchando "Nana para Noviembre" de Luis Pastor he pensado que sería una buena fecha para ser madre...

Cuidate ese catarro... y el otoño... seguro que Zaragoza se viste de colores pardos y está linda en estas fechas... yo la visitaré en diciembre.

Besos y música.

Irenia -

Ése es el mejor calor, Cide.

A mí también se me está haciendo extraño este tiempo. Los últimos octubres han sido muy cálidos, pero no recuerdo haber ido con tirantes como llevo haciéndolo toda la semana. Me temo que será cierto eso de que el frío llegará de golpe; es verdad que el sol ya no calienta tanto porque está con nosotros menos horas (y aún más a partir de mañana que nos lo arrebatan una hora), pero aún así se me hace extraño ver a las castañeras cuando lo que nos apetece es un helado. Por suerte, prefiero el calor al frío.

Cuídate y mejórate pronto.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres