Blogia
Cide Hamete

Esas extrañas personas que viven en Inglaterra...

Esas extrañas personas que viven en Inglaterra... De mi viaje a Londres, además de la visita a los sitios turísticos por excelencia, lo que me llevo es la impresión de haber conocido un poco mejor a esos seres extraños que viven en Inglaterra.

El sábado fui con mis amigos, y otra pareja que a la vez son amigos de mis amigos, a comer una "Sunday roast dinner". Se trata de una cena típica de la zona. Pedí un filete de pollo asado con dos huevos fritos, por así llamarlos, ya que los hacen a la plancha. Vi que la gente se los comía con tenedor. Eso es algo que mi religión me prohibe, como os podéis imaginar.

Pregunté a mis compañeros de mesa por aquello de aparentar que soy educado.

- Si me como esto untando con pan y con los dedos directamente, ¿llamaré la atención? ¿estaría mal visto?- pregunté.

Supongo que antes de hacer semejante pregunta pensé en mi escasa preparación en protocolo y en que era mejor quedar como un palurdo delante de mis amigos que ante unos extraños. Cosas que tiene haber sido educado en un país donde la murmuración nos crea unos complejos que no tienen explicación.

La cara de asombro de mis compañeros de mesa evidenciaba su sorpresa por la pregunta.

- Esto es Londres -Respondió mi amiga-. Aquí nadie murmura acerca de los demás, ni se fijan en lo que haces o en como vistes. Al contrario que en España, criticar al vecino no es una de sus aficiones favoritas. Daría lo mismo si te lo metieras por la nariz.

Los ingleses tienen sus rarezas. Si en un parquímetro hay que pagar hasta las 6, aunque aparquen a las 6 y media, ellos pagarán. Si ven una cola en el supermercado con quince personas y otra con dos, se pondrán en la de quince. Como peatones son un desastre. Cruzan por donde les viene bien, de improviso, sin preocuparse de que vengan coches o no. En cambio, como conductores son educadísimos. Si les cedes el paso te harán un gesto de agradecimiento con la mano, si ven un peatón pararán para que pase. Esperarán pacientemente a que el de delante vea que el semáforo se ha puesto verde hace ya 10 segundos.

Mi amigo de Londres lo resume muy bien: "Los ingleses tienen cosas en las que son mejores que nosotros, otras en las que son peores, y otras en las que, simplemente, son diferentes".

Lo que ocurre es que tienen menos complejos que nosotros.

Se regodean de que mientras los españoles hacíamos todo el trabajo de extraer el oro de las Indias, o mejor dicho, esclavizar a los que habían de sacarlo, ellos nos esperaban cerca de la costa española para saquearnos y robarnos. Y lo dicen sin complejos. No es que se enorgullezcan, pero tampoco les acompleja. Todos los pueblos tienen su historia, y ésta no es ni buena ni mala, es la que es y conforma la identidad de un país. Y si nos sentimos orgullosos de nuestros padres, aun con las miserias que puedan tener porque todos las tenemos, ¿por qué no sentirnos orgullosos de nuestra identidad?. Allí vi muchas referencias al hecho de que se van a cumplir 200 años de la batalla de Trafalgar. A mis amigos les recomendé el correspondiente episodio de Galdós, ya que han sido invitados a un cóctel de conmemoración de tan gran hecho. En ese libro se puede entender muy bien cómo somos los españoles. Me temo que aquí no habrá más que un par de actos a los que no acudirá nadie.

Iba a contaros pormenorizadamente mi viaje. Lo mucho que me impresionó la catedral católica de Westminster, o mi visita al 221b de Baker Street, donde lo pasé en grande hablando con el Dr. Watson o probándome la gorra de Sherlock Holmes. Pero he preferido no aburriros con aventuras de turista pueblerino que se hace fotos en las cabinas de teléfono inglesas. En mi viaje tuve la suerte de conocer la zona de todas las maneras posibles. Como turista haciendo fotos y andando sin parar, pero también compartiendo una casa en las afueras de Londres. Conociendo historias de inmigrantes españoles allí, observando la forma de vivir del país sajón. Viendo su televisión, comiendo su comida, hablando con sus camareras,... En fin, un viaje completo y ameno. Y lo mejor de todo, con buenos amigos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Ofelia -

Ahhhhhhhh!!! ya entendí porq los gringos son la aplaga del mundo..Porque fueron colonizados por los Ingleses dicen que el Alumno supera al maestro.

Solana -

Aca en argentina el que come con la mano es un "asqueroso" por asi decirlo, aca no se come nada con la mano, al menos que sean empanadas o pizas pero despues todo lo demas se lo come con tenedor y cuchillos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

acróbatas -

Lo del huevo frito con tenedor debe ser terrible!!! Jejeje...

Por cierto, el otro día escuché a alguien decir que en el escudo de la monarquía inglesa todavía había una frase escrita en frances, la lengua que utilizaban en la monarquía en época medieval... No se si es cierto pero me parece cuiroso.

Tengo muchas ganas de visitar Londres, a ver si me decido pronto.

Besosss!!!

Nevers -

los huevos fritos comidos sin tenedor, sólo con el pan son mi debilidad. Si en lgar del pollo hubiese habido pimientos, chistorra o chorizo y un vaso de tinto, entonces ya hubiese sido festín completo. Claro que sin puntillas...dejémoslo en buena comida ;)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres