Blogia
Cide Hamete

Así empieza Tres sombreros de copa...

Así empieza Tres sombreros de copa... DON ROSARIO. Pase usted, don Dionisio. Aquí, en esta habitación, le hemos puesto el equipaje.

DIONISIO. Pues es una habitación muy mona, don Rosario.

DON ROSARIO. Es la mejor habitación, don Dionisio. Y la más sana. El balcón da al mar. Y la vista es hermosa. (Yendo hacia el balcón)Acérquese. Ahora no se ve bien porque es de noche. Pero, sin embargo, mire usted allí las lucecitas de las farolas del puerto. Hace un efecto muy lindo. Todo el mundo lo dice. ¿Las ve usted?

DIONISIO. No. No veo nada.

DON ROSARIO. Parece usted tonto, don Dionisio.

DIONISIO. ¿Por qué me dice usted eso, caramba?

DON ROSARIO. Porque no ve las lucecitas. Espérese. Voy a abrir el balcón. Así las verá usted mejor.

DIONISIO. No. No, señor. Hace un frío enorme. Déjelo. (Mirando nuevamente)¡Ah! Ahora me parece que veo algo. (Mirando a través de los cristales) ¿Son tres lucecitas que hay a lo lejos?

DON ROSARIO. Sí. ¡Eso!¡Eso!

DIONISIO. ¡Es precioso! Una es roja ¿Verdad?

DON ROSARIO. No. Las tres son blancas. No hay ninguna roja.

DIONISIO. Pues yo creo que una de ellas es roja. La de la izquierda.

DON ROSARIO. No. No puede ser roja. Llevo quince años enseñándoles a todos los huéspedes, desde este balcón, las lucecitas de las farolas del puerto, y nadie me ha dicho nunca que hubiese ninguna roja.

DIONISIO. Pero ¿usted no las ve?

DON ROSARIO. No. Yo no las veo. Yo, a causa de mi vista débil, no las he visto nunca. Esto me lo dejó dicho mi Papá. Al morir mi papá me dijo: "Oye, niño, ven. Desde el balcón de la alcoba rosa se ven tres lucecitas blancas del puerto lejano. Enséñaselas a los huéspedes y se pondrán todos muy contentos..." Y yo siempres se las enseño...

DIONISIO. Pues hay una roja, yo se lo aseguro.

DON ROSARIO. Entonces, desde mañana, les diré a mis huéspedes que se ven tres lucecitas: dos blancas y una roja... Y se pondrán más contentos todavía. ¿Verdad que es una vista encantadora? ¡Pues de día es aún más linda!...

DIONISIO. ¡Claro! De día se verán más lucecitas...

DON ROSARIO. No. De día las apagan.

...

--------------------------------------------------------------------------------

Me gustó este libro. Casi no he leído teatro. Es uno de mis complejos como lector. Sin embargo fui capaz de dejarme fascinar por esta obra de Miguel Mihura.

Mañana me voy de viaje de trabajo. Recorreré la parte este de Francia. Serán cinco o seis días. Supongo que el mundo seguirá girando sin la actualización de este espacio.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Anónimo -

no me parece homorisistica

Alvaro -

Absolutamente increible tengo 16 años y interpreto a Dioniso y en mi vida he visto semejante personaje.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Cide -

un filósofo este Dionisio. Gracias Nevers por tus visitas y tu amistad.
Supongo que intuirás que Costillo es uno de los responsables de que me acerque con curiosidad al teatro.

Nevers -

DIONISIO: (...)La gente de Londres habla inglés porque todos son riquísimos tienen mucho dinero apra aprender esas tonterías. Pero la gente de los pueblos de Londres, como son más pobres y no tienen dinero para aprender esas cosas, hablan como tú y como yo...¡Hablan como en todos los pueblos del mundo!...¡Y son felices!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres